¿ Dónde están ?
No hay nadie
esperando mi llegada.

No hay nadie,
en actitud de enjambre
una multitud que ríe;
no hay nadie.

El Sol.
No está el Sol,
y una luna que se esconde,
un silencio de soledad
me cubre y me aturde.

Siento miedo de la oscuridad
penetrándome de lo súbito,
el éxtasis
no hay nadie.

Ruidos como oleadas que giran,
sombras que se mueven,
nadie esperando mi llegada
y tengo miedo de encontrarte
en ese mar fluyendo de voces.

Voces, gritos y lamentos
que arrancan de mí
fulgores como espinas,
tengo miedo de encontrarte,
tengo miedo.

No estás allí esperando mi llegada,
no hay nadie esperando,
no hay nadie esperando mi llegada,
no hay nadie.

Y ellos los que ríen,
un perro que muerde mis ojos
me atrapa…  No le veo,
no hay nadie esperando mi llegada,
no hay nadie…
No hay nadie.

Un rumor ciego se esconde
y me traga,
como lenguas de fuegos
en espadas y acero,
nadie ha venido a esperarme
nadie a venido…
Nadie .
(Por Simón Reyes)
( A todos aquellos que transitaron por el horror de este, y
otros centros secretos de tortura de la DINA,  en el Chile de Pinochet
Anuncios