Aunque tenga el alma herida
tengo el corazón completo
no lograron bajarme a palos
cuando grité con gusto a reto.

Aunque esté de allí ausente
sigo estando en tu vientre
y para cuando vuelva,
mi boca estrujará tu nombre
Y sabrás que estoy presente.

Voy a estrujar mi pena
en el desamparo del silencio,
voy a llamarte por tu nombre
y sabrás cuanto sufrí con tu ausencia.

Y buscaré mi camino
aquel que un día abandoné,
para sentarme a tu lado,
como un niño,
regresando al madrigal.

(Por Simón Reyes)

Anuncios