Existen
putos dictadores,
y dictadores
que son
unos hijos de puta.
Existen
putos millonarios,
y millonarios…
Que compran el poder.

(Por Simón Reyes)