Estoy estacionado en un parapeto
angular de la vida,
un nudo georgiano que asfixia
este río sin ribera ni dirección.

Un cíclope con su ojo rojo y terrible
me mantiene somnoliento y rezagado,
en este mar de confusiones
del cual no puedo escapar.

(Por Simón Reyes)

Anuncios