Tu retrato descansa
sobre las blancas lineas
de un piano desafinado,
sinfonías muertas
que alguien un día
a tu nombre escribiera.

Piensa amor
que entre tú y yo
no hay mas distancia
que dos besos olvidados,
una foto abandonada
y este orgullo que nos mata.

Amor… Amor,
mi voz te llama
desde el silencio quebrado,
por el suave rugir
de mariposas que vuelan
a través de todos los tiempos
y todas las eras.

Amor, amor,
la distancia entre tú y yo
es apenas un grito
que yace inerte
en mi garganta laceradas
y ojos derramados,
de mariposas desafinadas.

(Por Simón Reyes)

Anuncios