Presiento que se acerca raudo el final.
La luna lentamente, baja el telón
El sol ya no alimenta tu cuerpo,
Tú ya no estas cerca de mí
Para sucumbir a mi grito
De noche amortajada
Fría y oscura
Desoladas.
Encuentro
Dos ojos vacíos
Vacíos de luz y brillo,
Con derramadas lágrimas
Que cayeron como dos espadas
Sobre los astros azules y derretidos,
Despierto al frío que muerde las miradas
Presiento que se acerca raudo, el temido final.

(Por Simón Reyes)

Anuncios