Me suspendo en el tiempo aíre
me limito al carbón marginal,
voy levitando en prosas con donaíre
del pueblo mio su inocencia virginal.
 
Voy arrancando de los hombres juglares
la verdad de la voz incorrupta,
voy sembrando con paciencia infinita los cantares
del pueblo mio incoherente en su tumba.
 
Dónde dejaste tu canto del ayer,
recopilando los sufrimientos
del que siempre fue?
 
Cómo y cuándo naciste ?
Cómo y cuándo dejaste de ser ?
 
Maldita estrofa mía
que no viste,
los padeceres de mi pueblo,
no hoy, sino ayer.
 
Aún retumban en mis oídos, manos y cuerpo,
los bellos estribillos marciales del desdén,
va socumbiendo el pueblo mio en el tiempo
en las aguas marginales del Edén.
 
Para que mis prosas lleguen a tí constante
no busques respuestas en tu casa ni en la vecina,
pregunta donde vive el pueblo sufrido y  doliente
aquel que fue ultrajado en aquella noche asesina.
 
(Por Simón Reyes)
 
Anuncios