Es hora ya 
de decirte adiós, 
hora de escribir 
las últimas palabras 
de un silabario perdido 
que olvidamos al nacer. 

Los caminos pasan, 
se quedan las sombras 
y los momentos lúcidos, 
que sólo ayer nos regaláramos, 
mañana serán historia 
que un día juntos
dos locos 
se inventaron. 

Me duele hoy 
decirte adiós,
desde el miedo 
del nunca volver, 
serán otros besos, 
serán otras manos 
las que dibujen 
en una mirada nebulosa… 
Tus risas del ayer.

(Por Simón Reyes)

Anuncios