Podrás ver y entender
lo que hago.

Podrás descifrar y comprender
lo que digo.

Pero nunca podrás
con mis pensamientos.

Ni nunca podrás acercarte,
a lo que yo siento.

(Por Simón Reyes)