No digas nunca
que por mí
te vi llorar.

Di solamente.

Que soy ave
que sigue su huella.

O

Destino
que se cumple
sin cesar.
(Por Simón Reyes)

Anuncios