No se altera el orden natural de las cosas
cuando el río es desviado de su caudal.

Pero cuando cerramos los ojos a tanta crueldad…
Hemos alterado los principios de la humanidad.
(Por Simón Reyes)