No llores, hijo,
por las bombas que caen,
porque las bombas no duelen,
las bombas muerden la vida.

No sufras por la muerte
porque la muerte no llora,
la muerte es miedo intermitente
que acaba con las bombas.

(Por Simón Reyes)