Si en el reino de los ciegos,
el tuerto es Rey.

En el hambre
de los niños del mundo.

El pedofilo y el que profeta,
tienen su centro de poder.

(Por Simón Reyes)

Anuncios