¿ Dónde está el hilo que rompe la vida ? 
busquen en el vacío su respuesta, 
suban al áspero terreno cenagoso
sal de arena, muerto de sol,
fin del límite eterno.

Cántaro de tierra y viento,
allí donde se introduce la mano
en el espeso secreto
del globo terráqueo.

Allá muere el hilo fecundo

No corran despavoridos
por su suerte,
no corten la dura razón
del ciego atormentado.

Dejen vomitar su penas
al grueso surco
tallado en la frente,
mapa del hombre y su historia.

Déjenles hilar con sus manos
las miserias que nos van donando,
déjenles regar con su sangre la tierra,
 grietas subterráneas del atrapado.

Dejen que escape la iracunda pena, 
dejen que estalle el grito ensordecedor,
allí está el hilo fecundo…
Allí está la razón de tanta miseria. 

(Por Simón  Reyes)