Sabes que no sólo mata
el que lanza roja penetra al corazón,
sino que también mata
el que se ha conjurado a traición.
 
Sabes que por morir, no se muere,
pero más mata el traidor
cuando al grito de libre,
pone la fuerza a la razón.
 
Sabes que sin vivir han muerto
tantos que mandaste matar,
pero serán como flores en el huerto
para aquellos que te han de juzgar.
 
Has dejado a Chile sin flores,
lo recordaremos con insistencia,
a manos tuyas y de los traidores,
cuando nos mataron con violencia
 
Chile te cobrará algún día su cuenta
porque no ha olvidado sus dolores,
Chile te cobrará algún día su cuenta
cuando amanezca sin temores.
 
 (Por Simón Reyes)
 
Anuncios