Libro que Simón espera que algún día pueda llegar a destino.

 

cuernos_del_paine___chile-1280x1024

 POETA  LATINOAMERICANO

Simón Reyes, chileno, nacido en la ciudad de  Valparaíso hace ya unos cuantos siglos.  Desde muy joven le escribía poesías y cartas de amor a sus amigos, las cuales  las entregaban a sus Dulcineas.  Es la poesía la que mantiene a Simón unido a su país, su historia y su cultura, ya que en la década de los 80 debió abandonar Chile debido a la situación política entonces imperante en el país.
 
  Se traslada a vvivir a Suecia, donde siente el choque cultural, y se refugia en sus escritos, si bien es cierto que nunca ha intentado publicar algo, casi recién llegado a ese país nórdico obtiene un digno tercer premio en un concurso  organizado por un semanario latino en ese país.  ” Todo Chile unido contra el tirano ” le permite participar con un poema titulado ” Desaparecidos ”  Obteniendo como ya hemos dicho, un aceptable tercer lugar.
 
 Simón Reyes dedica gran parte de su tiempo a escribir diferentes artículos de actualidad que publica en diferentes semanarios electrónicos de Chile.  Así mismo escribe una serie de   ” Cartas Abiertas ” a diferentes personajes del momento, como lo son:  Augusto  Pinochet Ugarte,  Las FF.AA Chilenas,  Al Poder Judicial de Chile, a Lucia Hiriiart de Pinochet, A la ex Presidenta chilena Michelle Bachelet etc.   ” Cartas Abiertas al poder de facto “.
 
 Los poemas que se presentan acá, son un estracto de ” Poemario Universal ”  
 
 
 
 
 
 
 Valparaiso (1)
 
 
 
 
 
 

Un canto a Valparaíso

Las sombras llegan puntuales

se detienen en tu ventana,
girasoles duermen
cantos de grillos amanecidos.

La noche se ilumina
de luces y murmullos,
neones amarillentos
guiñan sus ojos cansados
a cada caminante perdido.

Pasajeros tardíos detienen
veinte colectivos cada uno,
que esperan motor en marcha
arrancando hacia las alturas
de cada cerro que ha bebido.

Valparaíso vive la noche
liturgia de besos furtivos,
putitas ofrecidas al amor Check in
en cada plaza, torrente de ilusiones.

Valparaíso  gotas de antaño
minúsculo portal del pasado,
la niña bonita de Barrios,
Farias en su joya del Pacifco,
living  hacia el mar de Neruda.

Valparaíso, Valparaíso
en la noche magnífica,
titilan los cerros a lo lejos
danza de luciérnagas,
melodías de amores secretos.

He navegado tus calles
melancólicas y cansinas,
vagabundas amantes,
de mil historias y cuentos
que atraparon al viajero.

Si poder tomar Valparaíso
con mis manos pudiera,
cada noche caminada
por tus calles misteriosas,
entonces Valparaíso
este amor … Comprenderias

Te miro desde la noche
escondido tras mi miedo,
en silencio observo
cada movimiento
de quienes huyen,
por tu lasciva imprudencia.

Recuerdo tus laderas
montañas de pobreza,
tus calles heridas.
tu eterno olor a mercado,
tu siempre vivo
y corrupto movimiento.

No aparto mi mirada
de cada detalle que dibujas
como burbujas de amanecida,
tus colectivos como prostitutas,
limpiando tus avenidas
de los trasnochados amanecidos.

Valparaíso, Valparaíso
ciudad dormida del poeta
cumbres del olvido,
donde el viento

Se detiene a jugar
con los fogones
de la pobreza encendida.

Como se te ama Valparaíso
reina de la noche levantada,
caverna de piratas enamorados
y luces como parpadeos de ojos heridos,
llamando a encuentros furtivos.

Ciudad camino al mar
sirenas y pitos marinos,
que despiertan
al vagabundo dormido
en tus calles y plazas
de este puerto atormentado,
muerto, y resucitado.

Lanzas, hoyos y perros
prostitutas envejecidas,
como si parte del paisaje fuera
o la mano firme y certera
del pintor, o el proxeneta,
te hubieran condenado.

Lo cierto es que te amo Valparaíso,
porque vivir sin tí
es morir sin conocer
lo profundo del misterio,
vivir sin tí es no conocer
los misterios de esta tierra.

(Por Simón Reyes)

 
 
 
 
 
 
 
 
desap
 
 
 Desaparecidos 

A Materio Cisalpino

se lo llevaron a los montes a jugar,
se fue por allá por un septiembre preciso

no le hemos vuelto a encontrar.
Se fué de la mano de los hombrecitos
de aquellos que vestían sin señal.

No le preguntaron si quería jugar
no le preguntaron, si sabía,
solamente le obligaron a esconderse
cerca de la tierra adormecida.

Se fue rodeado de hombrecitos
que entraron a su casa sin golpear.

Materio Cisalpino tristemente descubría
aquel juego, que nunca conoció
y obligadamente aceptaba la alevosía,
y en aquella tierra oscura comprendió
que con aquel juego su cuerpo se moría.

Se lo llevaron los hombres del General
se lo llevaron a los montes a jugar.

Materio Cisalpino vio que no podía vencer
a aquellos titanes de ocasión,
no sabía jugar
a aquel juego que nunca conoció
y Materio Cisalpino,
allí solitario se quedó.

Fueron los hombres del General
los que le fueron a su casa a buscar.

Lo encontraron después de mucho
cuando a otros también fueron a buscar,
cuando buscaron a tantos,
que un día de septiembre preciso
también se marcharon sin avisar.

Fueron los hombres del siniestro General
que entraron a su casa una noche, sin avisar.

Y Materio Cisalpino se quedó sin saber
porque después de aquel día negro de septiembre
se lo llevaron los hombres del sanguinario General
a él y a tantos;
se los llevaron a los montes a matar.

Fueron los hombres del Capitán General…
Fueron los hombres del Capitán general.

(Por Simón Reyes)

140414001544_chile_fire_5_624x351_reuters (1)

Valparaíso herido

(1304-2014)

Valparaíso, cordónes de fuego
atravezando cerros y colinas,
despiertas Valparaíso nuevamente
de una noche de furia roja y maldita
que viste de llamas y miedos tus cerros,
Valparaíso, ciudad eterna
ojos y labios del poeta,
Volverás Valparaíso de la nada
renacerás nuevamente inmenso
como perla renovada del Pacifico
más solidario, más amable y generoso,
volverás a decirnos a los ciegos y orgullosos
que este puerto no está muerto, ni vencido.
Valparaíso de tus noches letales
eres mil nudos en mil gargantas
apretando el dolor de tu pobreza
encaramada en esas alturas que hieren,
donde el viento humedece la humilde mirada
del que sin nada se queda,
allí dibujas Valparaíso los designios
de tu atormentada geografía.
Que no serán terremotos,
Incendios ni dictadores
Los que te pongan de rodillas,
porque Valparaíso, no estás vencido
volverás otra vez Valparaíso
a llenarte de luz y de colores.
Desde el misterio de cada rincón que recorres
volverás Valparaíso a ser la amante
de cada turista que besa tu historia
de cada porteño que no te abandona.
Valparaíso, Valparaíso
cumbres zarandeadas por vientos
que aumentan tus delirios
de tantas historias vividas
y de otras tantas que quedan por vivir.
Encadenaste tus verdes cerros
como encadenaste tu historia
a cada lágrima y cada sonrisa
del peregrino y su destino,
no estas vencido Valparaíso
sólo vives otra prueba
que tus habitantes de las alturas
superarán una vez más,
Volverás Valparaíso, volverás,
volverás a ser nuestra joya del pacifico.
(Por Simón Reyes)

 

Anuncios